fbpx

Almas desposeídas de magia

Todos nuestros prójimos son los brujos malignos. Andas revuelto con ellos, también tú eres un brujo maligno, piensa un momento… ¿Puedes desviarte de la senda que te han trazado? No. Tus ideas y tus acciones están fijadas para siempre en sus términos. Eso es esclavitud. Yo, en cambio, te traje libertad.

La libertad es muy cara, pero el precio no es imposible.
Ten miedo a tus carceleros, a tus amos. No desperdicies tu tiempo y tu poder en temerme a mí.

Don Juan Matus

Deja un comentario