Tipos Psicologicos de Jung

Sallie Nichols en su libro  asocia los tipos psicologicos de Jung con el Arcano Mayor La Rueda de la Fortuna. Al girar la rueda pasamos a ser introvertido o extrovertido, siempre uno de ellos predominará más que el otro.

Al introvertido me lo imagino viviendo en el centro de la rueda. Lo que le preocupa más es el espacio interior, las imágenes primordiales de su interior son las figuras arquetípicas instintivas de la psique humana, cuya naturaleza esencial pertenece constante a través de las generaciones. Al extrovertido me lo imagino viviendo cerca del borde  exterior, donde se ve atraído primordialmente por espacio externo: le gusta el movimiento, la exploración, la aventura y se ve fácilmente estimulado por la gente, los lugares y los planetas.  Sallie Nichols. Jung y El Tarot. Pag. 263-264

En los vínculos cambiamos de rol de acuerdo a situaciones que compartimos con el otro. Por lo general, las parejas que funcionan es que éstas son complementarias, uno es extravertido y el otro introvertido. Es decir, que sus reacciones no encajan pero son necesarias, las polaridades de cada uno se complementan al ser opuestas.

La carta Rueda de la Fortuna anuncia un cambio en el consultante pero ¿qué tipo de cambio? Si bien nos apoyamos en las cartas que la rodean en una lectura, estas también acentúan lo que hay que tener en cuenta Por ej. ¿Qué cualidad se presenta en el consultante ante un cambio? y de ésta forma es como vivirá ese cambio, de una manera interna o externa. Primero debemos  hacer un esfuerzo de conocernos a nosotros mismos.

Las 4 funciones de los Tipos Psicologicos de Jung

En el carta de Robert Wang. En el centro de la rueda se encuentra el hombre formando en un círculo (lo eterno, lo inevitable). Y el cuaternario, las 4 funciones de los tipos psicológicos de Jung, ya casi a mitad de la vida tenemos definida una personalidad.

tipos psicologicos de jung rueda de la fortuna

 Los símbolos del círculo y el cuaternario, peculiar del proceso de individuación; Jung decía, señala por una parte un pasado de un orden primitivo de la sociedad humana. Y por otra indica en el futuro un orden interior del alma. Como si fuera el instrumento ineludible de la organización de la comunidad cultural. En contraste con las de hoy, organizaciones colectivistas que acumulan semi-hombres inmaduros. El hombre masificado, es una simple partícula que ha perdido el sentido del ser del hombre y con ello también el alma. Lo que falta a nuestro mundo es el enlace anímico, y eso no lo puede reemplazar ningún gremio. Ninguna comunidad de intereses, ningún partido político, ningún Estado.

Los tipos psicologicos de Jung es un desarrollo a partir de sus prácticas clínicas, experiencias acumuladas de alrededor de casi 20 años. Él ha podido entrever un concepto general y abarcadora como comprensiva de la teoría de Freud y Adler. Con el modelo del padre y la madre como potencias originarias en lo que procede del sujeto un ciego anhelo al placer y de satisfacción, en la que éste anhelo recibe siempre su cualidad de objetos específicos.

 En Freud los objetos son de la mayor importancia, hace hincapié que por su determinado carácter son molestos. O son estorbos para el ansia de placer del sujeto. En cambio, Adler hace hincapié en el sujeto que se asegura y busca superioridad sobre cualquier objeto. Jung dice que no es, en realidad, que otra cosa que la fuente del anhelo de placer. Entendamos que ambos investigadores ven el sujeto en relación a los objetos, pero de maneras totalmente distintas.

Ésta diferencia es una especie de diversidad de temperamentos, un contraste de dos tipos del espíritu humano.

Y que en una concepción intermedia, es considerar que las acciones humanas dependen tanto del sujeto como del objeto específico.

Entonces, los tipos psicologicos de Jung queda designado este contraste en disposición introvertida y extravertida. La primera es de un carácter reflexivo, un tanto retraído que no se entrega fácilmente. Siente desvío ante los objetos, adopta siempre la defensiva y tiende a ocultarse detrás de una observación desconfiada.

La segunda, es de carácter comunicativo, aparentemente abierto y benévolo. Que fácilmente se hace cargo de cualquier situación, traba rápidamente relaciones y se lanza despreocupado y confiado en situaciones desconocidas, desentendiéndose de posibles reparos. En síntesis, en el primer caso predomina a todas luces el sujeto; en el último, el objeto.

La teoría de la sexualidad de Freud y la del instinto del poderío de Adler. Es un sistema reduccionista a la que finalmente corresponde a su idiosincrasia. Pero el alma no es una cosa o la otro, o si se quiere, las dos cosas a la vez. Sino que es asimismo lo que ha surgido y surgirá de esos dos elementos. Reducirlo a su raíz no es comprenderlo como un ser vivo, la vida no tiene solo un ayer, ni queda explicado cuando el hoy se reduce al ayer.

La vida también tiene un mañana, y solo comprendemos el hoy cuando podemos añadir a nuestro conocimiento de lo que era ayer los antecedentes del mañana.

Carl Jung siguiendo esta misma línea de las teorías anteriores– que no se ocupan del “valor” sino de lo despreciable o “no valor” del sujeto. Ahí refina el concepto de energía, ya que, un “valor” es una posibilidad, en la cual puede desplegarse energía. Y en cuanto a un “no valor”, también posibilita energía pero que en sí resultan inútiles. Considera que la energía en sí no es buena ni mala, no es útil ni dañosa, no es valiosa ni no valiosa, sino indiferente. Para que exista un valor verdadero, tiene que haber la energía por un lado y del otro, la forma valiosa. Todo depende de la forma en que la energía se produce. La forma da a la energía cualidad.

La extroversión como la intraversión son conceptos que se valen en la psicoterapia para la personalidad. También hay cuatro funciones que son polaridades, una es superior y la otra inferior, percepción – intuición y pensamiento – sentimiento.

tipos psicologicos de jung

Tipos Psicologicos de Jung – Funciones del Tipo Extrovertido

El pensar: es un pensar de hechos puramente concretos, o sea, que la mayor parte son tomadas del exterior. O son ideas transmitidas por tradición, de un proceso educativo, es por la instrucción. La dirección del sentido del objeto es evidente.

El sentir: Está completamente influido por el objeto. Coincide con los valores objetivos, por lo tanto vigentes, tradicionales. No es porque lo sienta bello o bueno sino porque éste le conviene, no es que sea falso sino porque tiene un valor objetivo general. El sentimiento se somete al control de la conciencia. La persona no puede pensar lo que no siente, esto a veces ocurre en algún o que otra dramatización.

Éstos dos últimos son considerados de Tipo Racionales porque prima la función racional o enjuiciadora. El individuo percibe  como su psicología consciente.

El percibir: Está condicionado por el objeto. Solo cuando el consciente tiene una función enjuiciadora, permite que las percepciones se hagan contenidos conscientes, o sea, en cuanto él las realiza. Ve y oye todo fisiológicamente. El percibir es una función vital del más intenso impulso de vida. Su sentido objetivo  de los hechos está extraordinariamente desarrollado.

La intuición: Se aproxima mucho al objeto, la actitud expectante ante ellos tiene casi las mismas probabilidades de servirse de la percepción. Nos hablara de cosas increíblemente parecidas a las percepciones sensibles. Usará frecuentemente el término “percepción”, pero no se orienta por ellas sino que le ayuda de apoyo. Siempre anda en búsqueda de posibilidades, capta nuevos objetos y orientaciones nuevas con gran intensidad. Es como si pusiera toda su vida en la nueva situación.

Produce la impresión, que él mismo comparte, de que acaba de lograr el giro definitivo de su vida. Y que en adelante no podrá ya pensar en otra cosa, ni sentir otra cosa.

Como su intuición se atiene a los objetos exteriores y presiente exteriores posibilidades, suele dedicarse a profesiones que brindan terreno fecundo a sus facultades. Muchos ellos comerciantes, empresarios, especuladores, agentes, políticos, etc., se incluyen en este tipo. Éstos son considerados de Tipo Irracionales, a lo que no está sometido a selección alguna por parte del juicio. Se basan en la intensidad absoluta de la percepción.

Funciones del Tipo Introvertido

El pensar: En el momento decisivo siempre se orienta por lo subjetivo, no ve a la experiencia concreta sino al contenido subjetivo.

Plantea problemas, teorías y aporta visiones. Pero ante los hechos mantiene una postura de reserva, en él predomina el valor del desarrollo y exposición de la idea subjetiva. La imagen simbólica más o menos oscura, en lo que ésta visión íntima, la imagen la transforma en idea luminosa.

Hay ciertas ideas que trae su fuerza de convicción de su arquetipo inconsciente, de universal validez y eternamente verdadero. Pero difícilmente llegan a constituir una verdad práctica de algún valor vital. Esa verdad es general hasta tal punto que es solo simbólica.

Es el tipo reflexivo, si con lo que se relaciona es una persona, en casos extremos se sentirá rechazado. O es muy perturbador, esa relación negativa va desde la indiferencia hasta la recusación. Todo tiende en él a desvanecerse y ocultarse. El influjo extraño, que el exterior rechaza, le sorprende desde dentro, desde el inconsciente. Lo más importante es lo que atañe a su persona, secretamente.

El pensar del tipo introvertido es positivo en cuanto al desarrollo de las ideas, pero también tiende al aislamiento y a la soledad. Acaba hundiéndose más en el conflicto que íntimamente le consume, esos pensamientos, fecundos al principio, pueden ser destructivos.

El sentir: Se orienta por las imágenes primarias, ya que éstas no solo contienen pensamientos sino también sentimientos. Tienen un valor por lo que éste le da significado a su expresión. A veces, para que sea comprensible tiene facultades, artísticas, lingüísticas, poco común, para comunicarlo.

Se apasiona, a veces, a tal punto, sin contenido y que sólo así mismo se siente, es un aspecto de egocentricidad. En una complacencia enfermiza de sí mismo y pasa a ser totalmente antipático.

Es en las mujeres en las que principalmente Jung ha podido observar la primacía del sentir. El proverbio de que las aguas quietas calan hondo conviene a estas mujeres.

Suelen ser calladas, con dificultad accesible, incomprensibles frecuentemente tras una infantil o trivial máscara. A menudo son también de temperamento melancólico. No tienen gran apariencia, ni se hacen notar. Como se dejan guiar sobre todo por su sentimiento subjetivamente orientado, sus verdaderos motivos permanecen por lo general incógnitos.

Al exterior evidencian esa armonía que no pretenden llamar la atención. Es una tranquilidad agradable, un paralelismo simpático, que no pretenden provocar ni impresionar y mucho menos coaccionar y alterar al prójimo. Si está algo acusado este aspecto exterior se hace sentir la sospecha de la indiferencia. Y la frialdad que puede recelar incluso la impasibilidad ante las alegrías y las penas del prójimo.

Los sentimientos no son algo extensivo, sino intensivo. Surgen en lo hondo. Mientras, por ejemplo, un sentimiento extensivo de compasión se manifiesta convenientemente con palabras y hechos, librándose pronto de la impresión. Una compasión intensiva reserva toda manifestación y cobra una hondura apasionada que abarca la miseria de un mundo y con ella se pasma.

Éstos dos, el pensar y el sentir, anteriormente explicados, se califican como Tipo Racional del introvertido.

El percibir: En el arte se evidencia del modo más claro hasta qué punto puede ser fuerte el factor subjetivo de la percepción. Por ejemplo en los trazos y sus colores, los estados anímicos.

La percepción sigue siendo percepción, aunque llegue en ocasiones a la total represión. Si bien es convertida, ciertamente, en una percepción del factor subjetivo, el influjo del objeto queda reducido a un simple estímulo. En este sentido evoluciona el percibir introvertido.

Ve las cosas completamente distinto a los demás, pero en realidad, el percibe lo que todo el mundo percibe. Pero que nadie se detiene a observar.

La percepción introvertida transmite una imagen que más que reproducir el objeto le cubre con el sedimento de experiencia antiquísima y futura experiencia. La mera impresión sensible se desarrolla así en la hondura del presentimiento, mientras la percepción extravertida aprehende el ser momentáneo y manifiesto de las cosas.

Tiene una conexión con el objeto desmesurado y arbitrario, ya que éste no es del tipo racional.

La intuición: se relaciona directamente con los contenidos de las imágenes universales, dicho mejor, el inconsciente colectivo.

No se atiene a las posibilidades externas como lo que ocurre con el extrovertido, sino a aquello íntimamente suscitado por lo exterior. Recibe de la percepción el impulso que la mueve a inmediata actividad. Tiene la visión de un hombre vacilante con una flecha clavada en el corazón.

 Esta imagen fascina la actividad intuitiva, que se detiene en ella y procura explorar todos sus detalles. Apresa la imagen y comprueba, con el más vivo interés, cómo va cambiando y transformándose, desvaneciéndose al fin.

De este modo percibe la intuición introvertida todos los procesos que se verifican. En el fondo de la conciencia con la misma claridad con que percibe los objetos exteriores la percepción extravertida.

Estos arquetipos, cuya esencia íntima es inaccesible a la experiencia, representan el sedimento del funcionar psíquico de todo el linaje de antepasados. Es decir, las experiencias de la existencia orgánica acumuladas al reiterarse millones y millones de veces, condensadas en tipos.

En estos arquetipos están, por lo tanto, representadas todas las experiencias realizadas en el planeta desde los tiempos más remotos. Puede prever, de modo más o menos claro, tanto las posibilidades nuevas como las que han de sobrevenir efectivamente más tarde. Su profética previsión se explica por su relación con los arquetipos, en los que está representado el proceso legítimo de todas las cosas experimentales.

Cuando logra la primacía, es el tipo soñador, el vidente místico por una parte y por otra parte el fantaseador y el artista. El fantaseador se conforma con la visión, por la que se deja determinar y se aleja de la realidad palpable. De modo que llegar a ser un completo enigma, incluso para a los que más de cerca le rodea. Si es artista, su arte revela cosas lejos del mundo, extraordinarias, policromas, graves y triviales, bellas y grotescas, sublimes y extravagantes. Si no es artista, se trata frecuentemente de un genio desconocido, de un bohemio con grandeza. De una especie de sabio medio lunático, de un personaje de novela «psicológica».

Estos dos último se vinculan con el Tipo Irracional. ¿Qué te ha parecido los tipos psicologicos de Jung? Acompaña este contenido leyendo sobre la estructura de la psique.

tipos psicologicos de jung 4 funciones

Bibliografía:

Sallie Nichols: Jung y El Tarot. Editorial Kairós. Barcelona, 2001. Carl Gustav Jung: Lo Inconsciente. Editorial Losada. Buenos Aires, 2009. Carl Gustav Jung: Tipos Psicológicos Tomo II. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1985.

DESCARGA LOS TOMOS DE LOS TIPOS PSICOLOGICOS DE JUNG

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $ 0.00

Ingresa a la Sección Tarot y Esoterismo

¡Nuevos Servicios!
Para Argentina y el Exterior